lunes, 18 de septiembre de 2017

Ixtaltepec necesita ayuda.

Hace unos días fué el temblor de mayor magnitud del que se tenga registro al menos en 100 años.
Supimos inmediatamente, que Juchitán, había sufrido muchos daños, pero también toda la zona del Istmo de Tehuantepec.
Lo mas triste del asunto, es que afectó a una población a mas o menos 30 min de Juchitán, que es la tierra de mi familia: Ixtaltepec.
A decir verdad, casi no voy, y casi no me gusta ir para allá, no tengo absolutamente nada en contra, tal vez el recuerdo de los viajes.
Recuerdo las veces que íbamos, las noches en el camino, horas y horas de viaje en una oscuridad absoluta de las carreteras mexicanas promedio en los 80. Horas de oscuridad y de pronto la esperanza de ver una luz, y otra, y cada vez mas, hasta llegar a un pueblo, la gasolinera, y lentamente el espaciarse de las luces, cada vez menos, y menos, hasta volver a la oscuridad total otro rato.
Bajarnos al baño o a comer algo, y el ruido incesante de las "chicharras", y el calor tropical que agobia a cualquier niño acostumbrado a vivir en el altiplano, entre el aire frio y seco.
Años después tuve en el camino un accidente que me puso cercano a la muerte, a lo mejor por eso no me gusta ir, solo que sea por eso.

Vi la casa de mis abuelos derrumbada, y me dió mucha nostalgia.
No tengo grandes recuerdos de mi infancia ahí, pero recuerdo mucho la habitación donde tenían el molino de manivela para maiz, que es mi referencia para la palabra "molino".
Las puertas de madera, que en su mayoría fueron reemplazadas por metal conforme supongo llegó la delincuencia. Recuerdo el ruido de los pestillos de esas puertas, el ruido a tablón que corre y pega al abrir y al cerrar.
A pesar de esos recuerdos, no la pasaba bien ahí, era yo un niño de ciudad, de la capital, para mi, el lugar tenía mucho calor, y pocas diversiones. En aquel entonces, los niños de mi edad eran para mi como marcianos: Despeinados, semidesnudos (desnudos a veces los mas pequeños en sus casas), y sobre todo descalzos, todos podían andar sin zapatos en la arena hirviente de las calles de Ixtaltepec. Yo no podía ni siquiera andar sin calcetines y con sandalias. Una vez intenté caminar como ellos, pero incluso en la sombra, cualquier piedrita lastimaba mis pies, hechos para suela y asfalto.
Y para acabar con el panorama, todos podian hablar zapoteco, jugaban y se comunicaban en otro idioma que yo no entendía, asi que para mi, todo era hostil.
Eso si, siempre estaban contentos, iban y venían todo el dia, haciendo mandados, y jugaban por la tarde, siempre sonrientes, trabajadores,  pero evidentemente bien tratados, respetados como niños.

Vi las fotos del pueblo, con montones de casas destruidas, y recordé la llegada al pueblo:
El eterno símbolo de "Vota PRI" en una de las paredes (tristeza política ochentera), de los negocios en los arcos al llegar al pueblo, la parada del autobus, la parroquia casi a pie de carretera, mas allá el kiosco y la farmacia, con las únicas cabinas de teléfono que vi en mi vida. Hacia la casa de mis abuelos, un árbol que en alguna época del año tenía unos pájaros que hacían un escándalo terrible por la tarde.
Nada mas llegar, la alegría de la familia de mi papá. Todo era júbilo y risas por nuestra llegada, y nosotros contentos de poder descansar después de 12 hrs. de viaje.
Recuerdo que eso si, aunque inmerecidamente (yo no era muy sociable que digamos), todo el mundo me trataba bien y me decían "hijo". Donde visitaramos a la familia, las señoras me veían sonrientes, y me tocaban los hombros y le decían a mi papá: "galán", que desde entonces, percibía yo como la forma de ser corteses, no es que fuera yo muy guapo.
Todo el mundo me trataba bien, mis primas mayores me decían "m'ijo", y me recibían bien, aunque habría preferido tal vez estar en mi casa, con el frio, y mis amigos, jugando nuestros juegos de siempre, en lugar de unos juegos diferentes,  y aletargado todo el día por el calor.

Vi en las fotos, como estaba medio derrumbado un cuarto y se veía el infaltable gancho de las hamacas, una de las 6 que recuerdo, habia casi en todos los cuartos, y donde aprendí a dormir en hamaca, leyendo o simplemente refrescándome un poco en la tarde.

Vi en un video, como pasaban por una escuela que recuerdo, cercana al centro, a pie de carretera.
En esa misma, recuerdo una vez una fiesta con un escándalo tremendo (otra cosa que no me gustaba), toda la gente feliz, unos tirando regalos desde la parte de atrás de un camión, toda una comitiva de mis tias, y otras mujeres con vestidos muy coloridos, contrastantes con el sobrio pantalón oscuro y camisa blanca de los hombres.
Aun cuando no me gustaba el escándalo, recuerdo haber escuchado en algún momento como la charla y los ruidos de la calle, fueron por completo borrados por la orquesta que tocaba majestuosa: "La sandunga". Al día de hoy, cada vez que la oigo desde el principio, me da un escalofrío de emoción. La gente feliz, las mujeres bailando alegres.

Como dije antes, es la tierra de mi familia.
Un lugar donde por las circunstancias, pertenecí poco, pero es de los pocos lugares donde vi gente buena, que sin merecerlo, siempre me trataba bien, gente que todo el tiempo trabajaba o descansaba sin quejarse, donde siempre vi caras amables.
Hoy del Ixtaltepec que conocí, ya quedará muy poco, pero la gente, mi familia, sigue estando ahí, es un lugar de gente buena y amable, y que hoy sufre grandes pérdidas, y que habrá que seguir ayudando.

Desconozco el autor del video, me llegó por redes sociales, pero al final da algunos datos de como apoyar a esta población.




video

jueves, 6 de abril de 2017

La música: Minnie the Moocher

Es muy chistoso como una canción a lo largo de los años, puede tener una historia personal.
Su verdadero origen es en los años 30 del siglo XX, y la primera vez que tuve contacto con ella, que yo recuerde, fué cuando existía un programa de televisión llamado "La caravana". Muy interesante, pero es una historia aparte.
Uno de los personajes del programa era "Erreconerrechea Jr.", un niño rico que se quejaba de que era muy miserable en su riqueza, pero el punto es que su entrada era precisamente con los acordes mas famosos de "Minnie the moocher", esa trompeta con sordina siempre ha ejercido una fascinación sobre mi, asi que me quedé enganchado en ese recuerdo durante años.
Luego en los 90: "The Mask", la película protagonizada por Jim Carrey, con música de Jazz en abundancia, y curiosamente,  la imagen del personaje principal era la de los pachucos, que en su momento, utilizara "el rey del hideho".
Después, hace unos 10 años, encontré por azar, unas caricaturas de los años 40, una de ellas, de Betty Boop: "St. James Infirmary", la música y la letra eran muy tristes, pero al mismo tiempo la música tan sabrosa. Ahí mismo, encontré luego "Minnie the moocher", y reconocí los acordes que oía en "La caravana". Afortunadamente pude encontrar el director de la orquesta: Cab Calloway, y desesperadamente a buscar por cielo mar y tierra, discos suyos. En México obviamente no había, asi que me puse a rastrear en Amazon, ahí estaban, pedí un par, y a esperar para el deleite musical.
Ahora, como quien no quiere la cosa, en un video de los miles que hay en facebook, encontré una banda callejera en la que el vocalista, loco, o hasta la madre de drogado, baila raro y canta con buena voz. Escucho el hideho actualizado, y la voz del muchacho, y como aun a pesar de ser solo 3 músicos y sin metales, hacen una versión muy rescatable, sobretodo a expensas del bajo que es en este caso el alma de la pieza.
En resumen: Hay música que se nos cruza en la vida, y nos persigue por todas partes.

(Actualización, buscando material para documentar el blog, me encontré con que también sale en la película "Blues Brothers")

jueves, 16 de febrero de 2017

... Y entonces, el mundo se volvió "El viaje de Chihiro".

Seguramente todos recuerdan "El viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no kamikakushi)", película ganadora del "Oscar" a mejor película animada, en 2003.
Pues parece que las cosas en estos últimos meses se están pareciendo a la trama.

El viaje de Chihiro comienza, normal (No pienso hacer grandes spoilers), con una familia que se cambia de casa, y que se detiene ante un túnel.
Atraviesan el túnel y de ahí en adelante, la realidad se pone rarísima, con criaturas raras, amenazadoras, seres de varios brazos, o cabezas rodantes, animales que hablan, y solamente hay un par de personas en apariencia normales.
Es una excelente película que últimamente se parece a la realidad, sobre todo la de los Estados Unidos, como si después de la victoria de Trump, la lógica cambiara de pronto, como si lo que conocemos al cruzar esa fecha, no fuera mas.
Su elección del gabinete, una elección de tipos sin idea de la política, algunos racistas impresentables, otros evidentemente incapaces para afrontar el papel para el que se les contrata.
Un gabinete predominantemente blanco y de hombres, en abierta contraposición a los gabinetes de todo el mundo, donde hay representación, ganada por méritos, de las minorías (que lentamente se vuelven mayorías).
La lógica de la diplomacia, el respeto a la prensa, el federalismo, el libre comercio, las formas e incluso la verdad, la Casa Blanca se ha vuelto un lugar donde se miente como si no tuviéramos ojos.
(No va a faltar el chairo que diga que aquí está peor, ok. lo concedo, pero no estoy hablando de México, aquí reina el realismo mágico desde siempre).
Las selecciones de Trump en su gabinete y sus primeros decretos (EO), desafian la lógica. Ya todo puede ser, pero no importa.
No importa, porque estoy convencido que una lógica así no dura demasiado, como en el viaje de Chihiro, la cosa se pone muy rara, a ratos golpea en la cara de Chihiro, y la hace sufrir,  pero la protagonista sigue viviendo, trabaja, vive los valores que posee, y encuentra la forma de salir de ese "mundo".
Saldremos. De momento no nos queda mas que no desesperar, y vivir, adaptados a esta nueva lógica.
Confiados en que saldremos, por mas bizarro que parezca el presente

En resumen, tengamos paciencia, y si no la han visto, no saben de lo que se pierden, búsquenla, se consigue fácil.

El viaje de Chihiro
Director y escritor Hayao Miyazaki

martes, 23 de agosto de 2016

Persepolis, de Marjane Satrapi.

Normalmente, uno conoce poco acerca de la vida en medio oriente, por eso el libro "Persepolis", novela gráfica de Marjane Satrapi, es de esas cosas que le dan a uno contexto no solo histórico o temporal, sino incluso en la vida.
Persépolis, es una autobiografía que trata acerca la infancia de la autora en Irán en la década de los 80, cuando ella era una niña, fácil, pero el contexto lo es todo: una tierra en conflicto permanente, las tensiones políticas internas, los golpes de Estado, luego la guerra Irán-Irak. Retrata como se vive en un escenario de guerra, de fundamentalismo religioso, y por lo mismo profundamente misógino.
La niña, criada por unos padres formados y combativos, que le dan instrucción en escuelas tipo occidental, comienza siendo una suerte de Mafalda, en su infancia, y vemos como sus conceptos van cambiando, conforme sabe de la muerte de quien le rodea, de los cambios necesarios al ser enviada a estudiar fuera para escapar de la guerra, y su regreso en la adolescencia, en tiempos mas pacíficos pero sumidos en un gobierno propio del Islam.
Estoy seguro, que de haber sido un hombre el autor, las percepciones en ese entorno tan particular, habrían sido definitivamente diferentes.
La ilustración es muy básica en blanco y negro (literal), pero bien hecha, refleja de manera muy bella, en ocasiones cómica y en otras francamente trágica, los sentimientos de los personajes.
No requiere mas, Quino con Mafalda, no necesita mas que negro sobre blanco, y Satrapi también lo logra muy bien.
Es un libro imprescindible, pues nos deja conocer otras formas de ver la vida, a través de otros ojos, nos da contexto, a los que nunca hemos estado en un pais en verdadera guerra (aunque a ratos lo parezca), dentro de una opresión propia de una dictadura (aunque a ratos lo parezca) y con limitaciones infames hacia las mujeres (aunque a ratos lo parezca).
Es bellísimo, muy fácil de leer porque además está hecho en pequeños capítulos, que permiten leerlo a cucharadas.
Si de plano no se les dá esto de la lectura, lo hicieron película en 2007, dirigida por Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi. Nominada a varios premios, ganadora del premio del Jurado en Cannes.
En resumen, es un libro entrañable, e imprescindible.
Dejo el link con información sobre el libro:
Persepolis

domingo, 3 de abril de 2016

Batman V Superman Dawn of Justice

Primero como siempre, aclaro que no escribo como un experto en cine, pero, ya son cerca de 40 años leyendo comics, (el último fue la semana pasada).
Y pues ahí si tengo estatura moral para comentar que me pareció la película.
Primero, la justificación: ¿porque de esta y no de otra?.
Las otras no son tan importantes, tan ambiciosas como esta, además conozco mucho mas del universo DC que del Marvel. 
Hay opiniones repartidas entre la crítica y los fans.
Mi visión general: Es cumplidora para una revisión oscura del género,  buena. por fiel al comic y la forma como resuelven los problemas en los que se metieron al hacer el Crossover (asi se le llama a la mezcla de lo que sea, pero también en el comic, para dos o mas héroes, casi siempre de diferentes compañias) mas ambicioso en la historia del cine de superheroes. Mala en que al final no deja un gran sabor de boca, sobre todo por la muerte de Superman, y la mala forma como se llevó el final.
Primero el nombre. La gente se compró que era Batman vs. Superman, pero nunca fué asi.
Es Batman V Superman. Donde el V es símbolo de disyunción ("Y"), algo asi como Batman Y Superman.


¿Que me gustó?
  • Justifica bien el porque de la pelea estelar: Implica un gran problema si vas a hacer pelear a los superhéroes en un crossover, puedes usar un argumento baratísimo e inmediato como el control mental temporal que se vió en las peleas de "Avengers: Age of ultron", o el desconocimiento entre uno y otro  de "Avengers". Eso explica el  porque la trama de inicio es muy larga, para justificar y acomodar lentamente las razones de una pelea, no solo el detonante de Superman, sino también las razones de Batman.
Por eso, a los que fueron "a ver madrazos", no les gustó o se les hizo aburrida. 

  • Es para fans, está localizada principalmente en una línea de tiempo de Batman, pretenden hacerla cercana a "Dark knight returns": Un batman viejo (en la película no tanto), con una estética en el traje y la armadura muy semejantes, capaz de pelearse con Superman. La agresividad y métodos. Tiene escenas muy parecidas a estos comics, y para hacer montajes muy parecidos al comic, en mi opinión nadie como Zack Snyder.  
  • La trama
    Leer Novela Gráfica, permite entender que un comic puede ser complejo y no ser demasiado simplista, el formato de la película es la de una novela gráfica, una historia mas o menos consistente, y acción obligada (y esperada) en alguna parte.
  • La importancia de Wonder Woman (WW).
    Estamos en otra época del cine, tal y como lo hacen con X men, o con Avengers, el papel de "Damsel in Distress", no solo está superado, sino que en la película, ese rol, lo jugó el mismísimo "Dark Knight", y vimos a WW repartiendo buenos madrazos. 

  • La búsqueda de implicaciones morales.
    Ok, es una película de super héroes, y no se espera eso, pero el hecho de que hubiera un intento creible por preguntarse acerca del bien y el mal de alguien a todas luces bueno como superman, con argumentos éticos, y el cuestionamiento de nuestro lugar en el universo por la evidencia de seres de otro planeta, es muy interesante, se agradece, en una cultura donde TODO, se da por sentado y se recibe sin siquiera una sola reflexión.
    La presencia de Neil de Grasse Tyson, estuvo padrísima.
  • El casting.
Todos los personajes son creibles, hasta Ben Affleck queda como un Bruce Wayne (que es la parte difícil, el Batman, cualquiera), tal vez la excepción sea Lawrence Fishburne, que tal vez salió beneficiado para que la película no se viera demasiado "Blanca" 

¿Que no me gustó?

  •  Para mi el peor error de Snyder, lo digo como fan, es Lex Luthor.
    El casting es bueno, Jesse Eisenberg fué una buena opción, es un buen actor, un poco joven para el papel, pero pasa con una buena justificación. Incluso la juventud se entiende en un tiempo en que podría tener tanto poder, y ser un millenial, pasa.
    Pero le escribieron mal el personaje. Luthor no es el Joker, no es esa clase de loco, es un tipo con una ambición desmedida, algo asi como un capo del narco, pero en comic.
    Snyder lo hizo parecer un tipo al borde de la locura, y lo dirigió como tal y el resultado es un Luthor descafeinado y desubicado. 
  • Batman usando armas de fuego.
    Imposible, después de "Batman Year two". Es una constante en la continuidad de batman, que no usa armas de fuego ni cosas que se le parezcan. 
  • La resolución del conflicto Batman-Superman, es de 3 pesos. Le comió el tiempo y se metió en un problema muy grande. 
  • Las escenas románticas.
    Los cambios musicales, las salidas del contexto 
  • La secuencia final después de la muerte de Superman, es larguísima. Trata de devolver la devoción hacia Superman, creo que no lo logra, pudieron haberla dejado a la mitad, y habría bastado. 
¿Dudas a medias?
  • Doomsday. Por un lado, Snyder mordió mas de lo que podía masticar, Doomsday daría para toda una película.
    Pero por otro lado, no hay forma de hacer una película de la muerte de Superman, adaptada del comic. Tendría muy poco sentido y sería demasiada acción inútil.
  • Las visiones de Batman.
    La película la considero como solo una pieza de rompecabezas y no una película definitiva, planteó el ataque de Darkseid, el futuro de la JL, y la presencia de Flash tal vez en relación a Darkseid, o a algo parecido a las "Crisis". 

viernes, 29 de enero de 2016

Concierto No 1 para Cello de Bach

El Cello me dice: ya pasó, ya pasó. 
La música de banda tan solo es un mal momento. 
(Eso, o son de nuevo las voces). 

jueves, 14 de enero de 2016

Dias aciagos

Ayer fue un dia raro. Uno de esos dias nefastos que decían los aztecas. Para mi no, gracias a Dios, nada pasó, pero fué algo raro, fué uno de esos dias que recuerda uno para siempre, no por malos, no por buenos, sino por diferentes.
El dia de la nevada. No nevó para acá, pero tuvimos la primera lluvia del año.
Por acá todo el tiempo llueve, salvo 4 meses (enero entre ellos), y el día comenzó con un taxi que se estampó en un poste de luz, pero además lo tiró, pero además jaló al poste cercano, pero además le cayó encima a un trailer, y ademas, como era de esperarse cuando se cae un poste cercano, en el hospital se fué la luz.
El caos vial para entrar, pues tratándose de postes de luz, requiere cierto tipo de maquinaria, y espacio para maniobrar, cerraron durante horas la vialidad con la correspondiente locura para llegar, cerca de un kilómetro de caos vial.
Es raro entrar en el hospital con la mitad de las instalaciones funcionando. La mitad de las computadoras funcionando, pues al carecer de red eléctrica, el hospital depende por completo de la planta de diesel.
Los consultorios sin computadoras, con unas cuantas luces prendidas, los quirófanos, esos si, funcionando normal. Operamos normalmente como si nada pasara, pero presionados por el rumor de que el diesel solo daba para 4 hrs. todos pidiendo operar temprano.
El rumor del diesel nos hizo imaginar de manera romántica el apocalipsis cuando en unas horas se acabara el combustible, sin que la pipa pudiera entrar a causa del cierre de la avenida y el caos vehicular tan extendido en la zona.
Imaginamos el momento en el que se terminara y la planta se apagara, el riesgo de que ocurriera a media cirugía, o como para evitarlo se suspendieran todas.
Pero sobre todo, todos pensábamos en la unidad de terapia intensiva, la de niños y la de recién nacidos.
Imaginamos un instante en el que se tuviera que mantener a mano la función que hacian los ventiladores automáticos.
Imaginamos el reto (no poco frecuente en algunos hospitales), de ventilar manualmente a cada uno de los intubados de la terapia intensiva.
Con nostalgia, con un poco de angustia, esperamos, esperamos como el pueblo de Kavafis a que se acabara el Diesel, e igual que ellos, nos quedamos esperando, porque la luz se restableció una hora antes de la hora límite, y volvimos al frio, y a la lluvia, y a la rutina.
Los barbaros no llegaron.