jueves, 25 de abril de 2013

"Leer". De Don Gabriel Zaid.


Leí “Leer”, de Don Gabriel Zaid. Es una colección de ensayos suyos, que han sido publicados en otros libros o en otras recopilaciones, y puede servir como un acercamiento a quien no lo ha leído nunca. 
Habla acerca de la lectura, como forma de vida, de la poesía y el arte como parte integral de nuestras vidas, e incluso de economía tanto en razón del dinero, como del tiempo libre. 
Me quedo en esta ocasión con 2 ensayos: 

1. “Interrogantes sobre la difusión del libro”. En el que Don Gabriel Zaid, explora el por que la gente no gusta de leer, o no entiende lo que lee. 
Dice que el problema no es económico necesariamente: 
“El problema del libro no está en los millones de pobres que apenas saben leer y escribir, sino en los millones de universitarios que no quieren leer, sino escribir. Lo cual implica (porque la lectura hace vicio como fumar), que nunca le han dado golpe a la lectura: que nunca han llegado a saber lo que es leer”. 
Desmenuza el proceso de aprendizaje de la lectura, y propone la inutilidad de leer un libro en forma demasiado lenta. 

2. En “Tiempo o cosas”, critica la forma de vida moderna (que comenzaría con el hombre sedentario), en la que se sacrifica el tiempo libre, para aumentar la productividad. Critica el exceso de trabajo, que permite acumular cosas, que no pueden ser utilizadas muchas veces por falta de tiempo que se emplea en aumentar la productividad, para tener mas cosas. 

“Tener tiempo o tener cosas. Los aumentos de productividad pueden usarse de dos maneras: para trabajar menos o para producir mas. La especie humana desde la revolución agrícola y, mas aun desde la revolución industrial, ha preferido renunciar al tiempo libre, producir mas, autoexplotarse para acumular mas de lo que se puede consumir, para levantar pirámides y practicar el deporte maravilloso de ver quien llega mas arriba y se impone sobre los demás”. 

Tengo que admitir que la parte dedicada a la poesía es algo árida para quien (como yo), no tiene formación en la materia, o no tiene ese gusto inato por los poemas. 

Inicialmente al hablar de la necesidad creativa del hombre.

“Lo que yo leo nunca es lo que tu lees. Aunque lleguemos a compartir por completo una lectura, el centro de tu lectura está en ti, como el de la mía está en mi. Hasta en la situación nupcial de la mutua entrega, cuando no estamos leyendo algo, sino “leyéndonos” uno al otro, yo soy tu desde mi, como tu eres yo desde ti: somos los actores, los autores, los espectadores, el escenario natural del ser, alcanzándose a si mismo como otro. Para hablar de un solo sujeto, habría que hablar de un sujeto plural, de un nosotros (concreto), de una ontología de la pareja”. 

Leer a Don Gabriel Zaid, es un verdadero tesoro, vale mucho leerlo, aunque de pronto pareciera un poco radical en sus propuestas, siempre es sensato. 
En resumen, es una buena colección de sus ensayos, vale la pena leerlo, aunque sea caro como dice él, por el tiempo que se le debe invertir a la lectura.