domingo, 14 de diciembre de 2014

4891

En un universo paralelo, (de antimateria tal vez, para darle sabor), no existe el "1984" de George Orwell.
No existe esa fantasía donde hay un estado totalitario omnisciente, no existe el "gran hermano" (el big brother original) , no existe el ojo que todo lo ve, no existe una forma en que el estado totalitario vigile a cada uno de los ciudadanos.
En cambio, en ese universo paralelo existe el verdadero "gran hermano".
En ese lugar (que podría ser este), el ojo que todo lo ve mas bien se dirige hacia el estado que por mas intentos que haga, cada vez se torna menos totalitario y menos poderoso, no por sus propias intenciones, sino bajo el escrutinio continuo del "gran hermano".
Miles de hombres y mujeres con cámaras, micrófonos e internet que se enteran de negocios, casas, homicidios, vicios de los hombres del poder.
Un gran hermano que entra en reuniones de alto nivel y graba conversaciones, toma video de sucesos, se entera de transacciones intangibles. El ojo del ciudadano que todo lo ve, solo requiere de hombres y mujeres de buena voluntad.
El Estado totalitario sabe que se tambalea, y tiene pánico, pues no hay lugar en donde pueda ocultarse del ojo ciudadano que todo lo ve.
En ese universo paralelo (que podría ser este), Orwell vaticinó el futuro al contrario de como es.

martes, 9 de diciembre de 2014

La carretera, de Cormac McCarthy

Este comentario no pretende ser una crítica literaria, es mas bien mi apreciación acerca del libro.


"La carretera" de Cormac McCarthy, libro ganador del premio Pulitzer en 2007, es un libro muy interesante y muy disfrutable.
2 personajes a lo largo de toda la trama, pocos con quien interactuar, y el escenario de que algo pasó, o mas bien pasará pues se sitúa en el futuro,  en Estados Unidos (al menos), pues no hay nada, no hay que comer, hay muchos muertos, casas y comercios abandonados, en un continuo paisaje frío y gris donde un hombre y su hijo, van a lo largo de una carretera, camino hacia el sur.
Básicamente eso es, pero McCarthy logra mantener la tensión durante todo el libro, pues es tan enigmático todo, que nunca se sabe que podría pasar.
De alguna manera semejante a "Ensayo sobre la ceguera" de Saramago, muestra que en situaciones límite, aflora lo peor de la especie humana: Robo, canibalismo, la vuelta hacia lo mas primitivo que tiene la ley del mas fuerte.
Uno realmente sufre y reposa con los momentos de sufrimiento o gozo de los personajes.
Pero además, contiene algo poco usual. Que yo solo he visto por algunos cuantos como Arturo Pérez Reverte: Dar a entender como amamos los hombres a nuestros hijos. Pérez Reverte lo logra de alguna manera con la relación entre el Capitán Alatriste, e Iñigo Balboa.
Ese amor de padre: raro, poco expresivo, de pocas palabras, pero que en realidad implica ante todo, la primitiva necesidad que sobrevivan, pero también la necesidad  mas evolucionada, de que los hijos no sufran.
Tiene pocos y muy básicos diálogos entre el hombre y su hijo, quien posee una piedad muy básica, propia de la conciencia de quien tiene lo que necesita, y  no mira con envidia, sino que se preocupa por el bien en si mismo, por lo que es correcto, que se compadece de los demás, como lo hacen los niños. 
No es, un libro de zombies, no pierdan su tiempo. 
En resumen, es un excelente libro tanto por la forma en la que está escrito, la trama y las emociones que genera. Vale muchísimo la pena. 

viernes, 5 de diciembre de 2014

Concierto nocturno.

Esta entrada del Blog, tiene mucha amargura y mala onda, asi que quien esté de buenas, sepa a lo que se atiene.

Todo comienza con la brillante idea de alguien de hacer un concierto en grande, en Metepec, en diciembre, y a la intemperie.
No se si no les dijeron o no les importó, que la temperatura fuera por debajo de los 10 grados en algunas noches, pero aun asi, lo hicieron, en condiciones que rayan en el suicidio.
Llegas al concierto, un caos para entrar, cierran la calle de entrada al concierto, ¿para que?, quien sabe (no´mas por chingar, supongo).
Me consta que muchos llegamos a tiempo, nos comenzaron a pasar a la hora convenida, por el único acceso de unos 3 metros entramos todos los de todas las zonas, y  ¡Oh, sorpresa!. El concierto sería en una explanada, a la intemperie, con una luna preciosa, y un cielo despejado que pronostica una helada. Unas gradas hasta atrás, Y enmedio, sillas, muchas sillas, el escenario elevado, si, pero no lo suficiente para que el promedio mas o menos vea. Eso no es problema si no compras un boleto atrás, porque en cualquier parte hay unas pantallas colocadas estratégicamente para que todos vean. Bueno, en cualquier parte, menos con los organizadores de este concierto. Que dejaron las pantallas, donde solo pudieran verlos los de adelante.
Bueno, el caso es que pasó media hora, todos considerando que era normal, citan 7:30, para empezar a las 8:00, luego las 8:30. y hasta las 9:00, iban a empezar. No se vale, 90 minutos a la intemperie, no es asi la cosa.
Empieza el concierto, "Háblame de ti bella señora", a esa hora yo estaba tan indignado que de verdad creí oir que cantaron: "Señora proletaaaaria, señora proletaaaria". No se vale que lo traten a uno de esa manera, uno como sea, pero y las ancianitas que fueron al concierto, serenarlas así, está cabrón, no se vale.
Luego "Bella", yo dije pinchi "Emmanuel tan ojete, porque le hace burla a Mijares": "Beña, depiañañamente beña", con una voz nasal que de verdad yo pensé: "estos traen problemas y los van a ventilar aquí delante del respetable", no se vale, pero no, lo que pasa es que con lo helado del ambiente, ese pobre Emmanuel tenía una rinits que no lo dejaba vivir (supongo, o era mucho el contraste con Mijares que se oía muy claro).
"No se murió el amor", que comenzó cantando Mijares, con una bailarina a sus espaldas, vestida en un leotardo y gasa, que pobre, duró solo 2 estrofas y seguro pensó "no, ni madres, no me pagan lo suficiente", y ante la inminencia de la muerte, decidió mejor salvar su vida y no volver a salir en todo el concierto.
Me gustó cuando hicieron un homenaje al saco del color rosa que vestía el tio Gamboin, pero sin sus parches de animalitos. No se vale, si lo van a hacer, hagan el homenaje completo. No sean asi.
Y bien gacho Emmanuel, nos dice "párense, se van a enfriar", luego "gracias por su calor", que no se burle.
Casi al final un buen número de Saxofón (que junto con el clarinete, de lo mejor), bien ejecutado, además con el doble mérito de haberlo hecho dando bocanadas de aire helado (niños, no lo hagan en casa).
Hasta eso, el concierto bien, no soy fan, pero bien. Animado, se ve que fueron, dieron lo mejor que podían, bueno sonido, pero los organizadores, merecen que los pongan solos a desmantelar el escenario en el frio de la madrugada para que se den una idea.
El "encore" esperado, unas cuantas, y todo mundo, yo creo que en venganza por el frio, se pusieron a corear "La chica de humo, la chica de humo", nada mas por molestar, total que para terminar Emmanuel se chutó "la última luna", comenzando desde la cuarta, porque yo creo que si sintió ya el frio muy severo, y su vida amenazada (yo creo que si, ya no lo volveremos a ver).
Me quedo con la decepción de que nos vean como un público de tele abierta, que va a ver lo que le pongas (en este caso un buen show), en las condiciones mas infames, como si nos hicieran el favor de darnos el espectáculo, en lugar de darle a todo mundo una instalación digna del dineral que se metieron en el concierto.
Lo bueno es que ahí a unos cuantos metros, esta un hospital del IMSS, porque asi como estuvo de intenso, habrá un par de ancianitas que pasaran directo a que las descongelen allá.