jueves, 31 de enero de 2013

Incipit


Estoy convencido, de que como personas seríamos mejores, si alguien nos enseñara. Lo que sea.
Todo mundo tiene conocimiento mas o menos profundo de algo.
No siempre preguntamos, pero su conocimiento ahí está, y puede ser, o  que realmente nos enseñe, o que simplemente nos recomiende:  donde comer, que visitar, donde tomar una copa, la mejor forma de llegar a un lado, el lugar donde la ropa o los zapatos son buenos y baratos, donde cortan bien el cabello, que nos recomienden un tipo de coche, o un hotel, o una experiencia, una exposición, un vino, un músico, una pieza musical,  una película, un autor, o un libro. 
Lo raro, no se si solo sea en este país, o entre mis amigos, pero nadie comparte sus recomendaciones, puede ser por falta de seguridad, o porque simplemente no les gusta compartir, y es una pena, porque todos, tenemos algo que enseñar o recomendar.
Recomendar, no implica que lo que uno recomienda, sea forzosamente bueno, como si uno fuera una autoridad para hacerlo, sino que simplemente recomienda uno algo, porque conoce varias opciones  a uno le gusta mas una, que la otra. 
Habrá a quien la recomendación de alguien, simplemente no le parezca, y nada se pierde. 
A mi me ha pasado con las recomendaciones de libros. Leí un par de títulos recomendados por Germán Dehesa, pues era una persona a quien le tengo mucho respeto, por su forma de ver las cosas, y la simplicidad para contarlas. Sin embargo, su estilo de lectura, no coincidía por completo con la mío, y el par de libros que recomendó y leí, si bien no me disgustaron, no los disfruté todo lo que yo esperaba. 
Así que dejé de leer sus recomendaciones, pues los libros son como la ropa, a uno se le ve bien, y a otro no. 
Por otro lado, tengo amigos, gente de a pie, que me recomiendan uno que otro libro, y los he disfrutado muchísimo. 
No leo tampoco todo lo que me recomiendan, porque creo que nuestros gustos no coincidirán. Es un prejuicio, si, pero con el me he salvado de leer títulos que son solo refritos, o que en realidad no aportan mayor cosa. 
Por eso (en resumen), la razón de este Blog, es compartir mis lecturas, o mi forma de ver las cosas, a veces algo de música, o cualquier cosa “ahí como vaya saliendo”. 
 No pretendo hacer una crítica a los libros, ya que no tengo formación suficiente para eso, sino solo la experiencia empírica, por el placer de leer. 
La experiencia, y esos nexos de lecturas aquí y allá, van dando forma al pensamiento. De repente, a lo mejor amanezco con ganas de hablar de política, o de economía, o de comics, o de los 80s o de astrofísica, o de religión, (poesía no, porque no soy bueno escribiéndola). 
Al final, estas pláticas de internet, son mas charla de cantina, que otra cosa. 

2 comentarios: